jueves, 24 de agosto de 2017

feliz cumpleaños

sábado, 11 de marzo de 2017

mep

Voy a cumplir mi promesa, voy a no escribirte más. Pude hacerlo antes; tengo que poder no hacerlo ahora.
Pero tampoco me puedo quedar callado. No puedo no decir nada. Entonces tiro esta botella al mar; quizás algún día se te cruce y la leas.

Y me digas por qué.

Yo me callé esa noche. Yo dije que sí, siempre te dije que sí, y no dije nada más al respecto. Hoy me estoy pateando la cabeza; Pepe Grillo me dice que debería haber peleado con vos, por vos, convencerte, demostrarte algo. Pero no, habría sido injusto. Ya te lo había dicho antes por whatsap: siempre lo elegís a él, siempre vas a hacerlo. Intentar convencerte, incluso si funcionaba, hubiera sido una hijoputez porque vos realmente no querías estar conmigo.
Esa duda que me carcome el pecho, como dice el tango, va a durar un tiempito. El creer que debería haber dicho algo para que cambiaras de opinión. Recordarte todo lo que siento, incluso demostrártelo.

Qué más querría yo que hacerte parte de mi familia, hacerte mi familia.

Pero vos lo querés a él. Es evidente que lo que sentís por él es más fuerte; si no fuera así, te hubieras quedado.

Me debés un beso.
Hoy por hoy, lo que realmente me duele es eso. Que me faltó ese beso.
Trato de convencerme de que no debías hacerlo porque ya tenías la decisión tomada y te hubiera complicado todo... Pero era la único que esperaba de esa noche. Joder, yo fui el que perdió, al menos me merecía eso. Al menos me quedo con tu perfume en el abrazo.
Yo no iba a llorar, así como trato de no llorar ahora. Tengo que pensar en que vos ahora sos feliz; yo todavía tengo que encontrar eso.
Me debés un beso.

Y sabé que hay algo que no cambia. Si algún día necesitas algo, sabes cómo contactarme. No te guardo rencor, no estoy enojado con vos. Eso es un avance. Pero sí, como te dije, quiero que seas feliz. Si quien te hace feliz es él, entonces yo me pongo contento también. No es lo ideal para mí, pero no soy tampoco yo quien debía tomar las decisiones.

Insisto, lo que yo siento no cambia. Tampoco voy a decir que te voy a esperar; mi vida sigue. No por los mismos caminos que la tuya, pero sigue, tiene que. Pero espero que algún día, doblando una esquina, nos volvamos a cruzar.
Quién te dice. Capaz es una forma para volver a empezar.